Arco 2014: op art y artistas renovadoras

5 marzo, 2014 by Nuria

Mia Hamari_ARCO2014

Mia Hamari. Arco 2014. Foto: Manu Bausc

A Ana Nadal

Vas a Arco con ganas de enamorarte de alg√ļn artista, de una pieza irresistible, de una idea superoriginal. No siempre lo consigues. Como cada a√Īo, te esperabas m√°s. Dejando a un lado los galeristas que no saben distinguir el arte del kitsch, Arco 2014 se ha caracterizado por el arte √≥ptico y por el aumento de mujeres artistas.

Las numerosas obras de OP ART expuestas en Madrid retoman los juegos √≥pticos de los 70. Los peligros de continuar en esta l√≠nea en el 2014 son: el decorativismo y la superficialidad. Se salvar√≠a el enga√Īo perceptivo de la constelaci√≥n ‚ÄúInsomnia XIII‚ÄĚ de Miguel Rothschild hecha con agujas. Tambi√©n podemos incluir a las obras basadas en la desproporci√≥n, donde el grande se ve peque√Īo (y viceversa) como las mini-sillas de Ignacio Llamas, o la foto gigante del tetra brik. O aquellas donde, por ejemplo, un objeto trapezoidal (como la caja fuerte de Robert Lazzarini: ‚ÄúSafe (blown)‚ÄĚ) parece rectil√≠neo seg√ļn el √°ngulo de visi√≥n. A parte de la iron√≠a antiburguesa del t√≠tulo, la deformaci√≥n la conocemos de la televisi√≥n. Tambi√©n se incluir√≠an las bolsas grises que parecen piedras lunares de Mauro Giaconi jugando con la ant√≠tesis blando-duro. Y el juego de falsas sombras pintadas en la pared de Liliana Porter que, destacar√≠a sobre otras obras, por su transcendencia pict√≥rica y existencial. Exceptuando casos como Poter, las bromas √≥pticas son f√°ciles de entender y, en consecuencia, son populares. Si adem√°s, tienen movimiento (como las bolitas de acero de Gr√∂nlud-Nisunen, ‚ÄúInstable Matter‚ÄĚ), el √©xito de los no entendidos est√° asegurado.

MAY√öSCULO Y MIN√öSCULO. En el arte contempor√°neo encontramos piezas enormes y otras diminutas. La exageraci√≥n est√° a la orden del d√≠a. Mientras no caigamos en lo colosal hortera del nuevo rico, adelante. Los formatos grandes impresionan instant√°neamentete; los peque√Īos y delicados reclaman atenci√≥n. La modelo recubierta con pintura roja agujereada de Susy G√≥mez y la mayor√≠a de fotos deslunbrantes e impolutas de Arco, como las flores de Michael Welesley, formar√≠an parte del primer caso. Tambi√©n la pobre que duerme en la rica biblioteca de Eugenio Ampudia. Y el mise en ab√ģme infinito de la librer√≠a de Nicolas Grospierre. Las telara√Īas de Tom√°s Saraceno representar√≠an la l√≠nea sutil e inteligente del bio-arte.

POCA INNOVACI√ďN. No hemos hallado innovaciones originales al cien por cien. Eso que muchos se han exprimido la cabeza como Enrique Radigales con las piedras cuneiformes de contactos er√≥ticos escritas en lenguaje inform√°tico (lo viejo y lo nuevo) alineadas en un dispositivo de Viagra preparado para ser izado. Damien Hirst esta vez ha renunciado a provocar y nos ha enviado s√≥lo un punto rojo. Muntean / Rosenblum han tenido suerte; varias galer√≠as exponen sus dibujos de coloritos con lemas c√°ndidos. El Pa√≠s ha querido que Ferran Adri√† fuera la estrella de Arco 2014 regal√°ndole un stand de honor. Volver√≠a a repetir que la dimensi√≥n es un elemento est√©tico menor. Ferran Adri√† es un cocinero genial, pero querer hacer de √©l un artista y un cient√≠fico es excesivo. Pese a usar t√©rminos como ‚Äúgenoma‚ÄĚ, sus organigramas no tienen nada de gen√©ticos. Y los dibujos de El Bulli son naifs. No obstante, es interesante ver su cabeza rayando y organizando. Adri√† es, por m√©ritos propios, un artista de la cocina. Chapeau. Pero El Pa√≠s pod√≠a haber dedicado su stand a promocionar creadores con menos recursos.

ORDEN Y CAOS. Lo m√°s desagradable de una feria es el popurr√≠. Lo heterog√©neo (de estilos y calidades) domina. Te puedes encuentras un profundo Zoran Music pegado a una escultura futurista de poca monta. En medio del caos, tan molesto y laber√≠ntico, hay buenas obras si tienes la paciencia de identificarlas. Las SERIES ordenadas te brindan un poco de paz. Arco 2014 ha contado con renovaciones interesantes de Warhol, como los cat√°logos de Luis Coquen√£o de bellos paisajes en el l√≠mite entre pintura y fotograf√≠a. La serie de Claudia Jaguares de las palmeras, los skylines y la ventana cuadriculada tambi√©n est√° muy bien. Y la de fotograf√≠as de pisos iluminados de Luz Mar√≠a Bedoya. Y el despliegue de Andrea Canepa de la Galer√≠a Wu. La combinatoria biol√≥gica de los dibujos de las formas vegetales es impresionante. ¬ŅC√≥mo puede ser que un ramo de flores dividido en partes se extienda tanto? Que mudable y einsteniana es la percepci√≥n de las dimensiones de un objeto en el espacio. Tambi√©n ocupa un lugar destacable la fant√°stica serie de formas de cerillas quemadas de Marlene Stamm. Y, sin duda, las Permutaciones de Esther Ferrer, donde los pomos met√°licos se vuelven figuras en m√ļltiples posiciones. Los dibujantes que hacen animaci√≥n podr√≠an tomar nota. Ferrer hace maravillas conceptuales con un objeto cotidiano y consigue que miremos lo vulgar con ojos nuevos. La cita de Genet que la acompa√Īa de amantes que se parecen (‚ÄúParfois les copies sont plus belles que l‚Äôoriginal‚ÄĚ) es pertinente a la serie de pomos similares. Un gran artista es aquel que nos demuestra que con cualquier cosa, si se tiene imaginaci√≥n, se pueden crear historias nuevas.

ARTE Y ESCRITURA. Como no pod√≠a ser menos, dada mi debilidad por la escritura (aumentada por Los Cal√≠grafos), la colecci√≥n de invenciones caligr√°ficas de Mirtha Dermisache evocando graf√≠as de todo el mundo me ha llegado al coraz√≥n. La obra de l√≠neas ondulantes de M√≥nica Bengoa tambi√©n ser√≠a interesante si no retomara una idea de Johanna Calle sobre El proceso de Kafka. S√≥lo salvar√≠a Bengoa porque las letras ca√≠das al suelo le otorgan personalidad.¬†Sobre arte caligr√°fico, no se pierdan Jaume Plensa ni Miriam Londo√Īo.

Los observadores no podemos evitar llevar los fen√≥menos hacia nuestro terreno. Cuesta ¬†sustraerse del prejuicio egotista, sobre todo cuando te encuentras una instalaci√≥n o unas fotos como los palacios inundados de Pablo Genov√©s del 2012, o como las de Santiago Borja, que resumen en un instante lo que t√ļ has estado investigando a√Īos. En su ‚ÄúProyecto paralelo‚ÄĚ, presenta la ant√≠tesis entre los paralelep√≠pedos de la Bauhaus y las formas curvas de las caba√Īas tribales. Para decir esto, en Una casa para componer necesit√© cuatrocientas p√°ginas. Borja lo remata y, a trav√©s de la manta de grecas tendida en el suelo, nos avisa: no caigamos en falsas simplificaciones. Las formas populares tambi√©n pueden ser cuadradas.

Continuando con los puentes con mis temas preferidos, este a√Īo de Al v√©rtigo me han atra√≠do especialmente las obras con monta√Īas como la gama de verdes caquis del paisaje de Mateo Mat√© de la galer√≠a Max Weber de Munich, el contraste entre las noticias negativas y la placidez inalterable de las postales de Mikel Telleria, y unas botas que se queman en la pared, divertidas e inclasificables. Hablando de fuego y escandinavos, que destroyer el parasol quemado de la playa de Anna Rokka de la galer√≠a Sinne de Helsinki. Adi√≥s, romance. Adi√≥s, verano tropical.

POCA CR√ćTICA. Poca cr√≠tica al poder en Arco 2014. Han pesado m√°s las bromas perceptivas y superficiales del arte √≥ptico. Y ha suscitado m√°s inter√©s el hiperrealismo fotogr√°fico de Franquelo que los problemas sociales. Seg√ļn c√≥mo, lo agradecemos. Los artistas pl√°sticos cuando hacen pol√≠tica, como la quieren hacer con cuatro s√≠mbolos, a menudo caen en panfletos. Afortunadamente, no siempre. La fotograf√≠a de los palestinos en el palacio de Reza Aramesh, tan actual y tan Tintoretto a la vez, ser√≠a una excepci√≥n. Tambi√©n la √≠nfima dignidad perdida en un papel arrugado de Mikel Telleria. Y la petici√≥n de trabajo a Papa Noel (dado que Finlandia era el pa√≠s invitado). Asimismo, Arco ha recibido un filme de cr√≠tica al poder excelente: ‚ÄúThe Lost‚ÄĚ, una pel√≠cula anti-nazi rescatada del olvido por Reynold Reynolds. La obra plantea experimentos frankestianos con mujeres vivas a partir de un cuento de Christopher Isherwood y alerta que, bajo los cabarets de Berl√≠n, se perpretan depravaciones. La galer√≠a holandesa West ha presentado en Arco fragmentos del film, proyect√°ndolos de manera simult√°nea e invitando al espectador a hacer un posible montaje de ellos, tal y como ha tenido que hacer Reynolds.

MUCHAS ARTISTAS. A lo largo de este recorrido, he citado a muchas artistas: Liliana Porter, Susy G√≥mez, Claudia Jaguares, Luz Mar√≠a Bedoya, Andrea Canepa, Marlene Stamm, Esther Ferrer, Mirtha Dermisache, M√≥nica Bengoa, Johanna Calle, Anna Rokko… Las obras que m√°s me han interesado casualmente eran de mujeres. Es un buen s√≠ntoma. Constituyen nuevos puntos de vista para el arte. Aportan inversiones de g√©neros como ‚ÄúLa piet√† invertida‚ÄĚ de Miguel √Āngel de Marina Vargas (que ya conoc√≠amos de 2011) o cr√≠ticas a tradiciones at√°vicas como la mujer-yegua, peluda y sin cabeza, afilada por el sexo y los ancestros de la finlandesa Mia Hamar.


No hay comentarios »

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Posts recientes

  • Entradas recientes