Los privilegiados

privilegiats

Resumen de Los privilegiados (2009)

Los privilegiados es una novela teatral ambientada en un museo que reflexiona sobre el arte y la masificación del turismo cultural. Los protagonistas son los vigilantes de un museo local que se transforma en un museo de arte contemporáneo. La novela toma el punto de vista de personajes secundarios y reflexiona sobre la oposición entre la importancia de la belleza y la indiferencia de las personas que la vigilan.
Los privilegiados es una novela c√≥mica de directores y trabajadores, de tiras y aflojas entre compa√Īeros de trabajo, de injusticias y de luchas de poder.
El t√≠tulo apunta al trabajo descansado de los vigilantes que viven aparentemente como unos reyes y a la suerte que tienen de trabajar junto a obras de arte. El nombre del pueblo, Telam√≥s, proviene del lat√≠n ‚Äútelamone‚ÄĚ una figura humana que hace de pilastra, a la manera de una cari√°tide.

 

3  copiantdretIMPRESSIONANT w

Proceso de elaboración

Después de la angustiosa Mistana, Perpinyà decide escribir a mayor distancia. El tono humorístico de Los privilegiados apuesta por una mirada más social y activa.
La idea nace en 2001 en el museo Gulbekium de Lisboa. El primer borrador trataba de un celador que escuchaba las opiniones del p√ļblico; pronto, en lugar de este celador pasivo, se impusieron los celadores con sus propias opiniones. Del 2001 al 2003, Perpiny√† estudia museolog√≠a, historia del arte, visita asiduamente museos y galer√≠as y se adentra en los problemas laborales de los subalternos, un mundo que le era totalmente desconocido. En 2004, el humilde defensor del orden, Pere Seriv√†, un personaje inspirado en el padre de la autora, se impone como protagonista. El libro se organiza de manera binaria: la primera parte la protagoniza el museo viejo y, la segunda, el nuevo. En 2005, la trama gira definitivamente alrededor de Seriv√† como una v√≠ctima tratada injustamente. El motivo de inculpar a un inocente hermana Seriv√† con Silas Marner, Marguerite Gautier y Guillermo Tell, entre tantos otros.

Caravaggio. Crocifissione di san Pietro (1600)

Caravaggio: Crocifissione di san Pietro (1600)

Una novela irónica y teatral con una autora invisible
La obra funde la tradición novelesca con la dramática y admite dos lecturas de género: como novela o como teatro sin la voz del narrador. Las partes narrativas aportan explicaciones complementarias a los diálogos y funcionan como las acotaciones invisibles de una representación, aunque sean más largas y reflexivas.
Hist√≥ricamente, la novela es hija del g√©nero del teatro (y de los poemas √©picos) y nace en los siglos XVII y XVIII. Los privilegiados rehacen el camino inverso. Son un homenaje de una novelista moderna al teatro y a la paz y la modestia de los peque√Īos museos.
En una novela tendemos a identificar al autor con el narrador o con alguno de sus personajes. En teatro, el autor permanece detrás del escenario. Esto es lo que ocurre en Los privilegiados. El punto de vista de la autora no coincide con el narrador, mucho más tradicional y clasista, y asimilable al director Climent de Quinci. Ni con los celadores que miran con desprecio los cuadros. Tampoco se asimila a la excéntrica directora ni a los artistas. Sin embargo, como Perpinyà admira profundamente el arte, participa de algunas de las opiniones del narrador refinado, de la directora Esmirna Trevi y de los artistas experimentales e, incluso, de algunos de los comentarios de los celadores, por lo que, cuando las expone con ironía, hay que entenderlo como una autoironía.
Equivocar√≠amos la intenci√≥n de la autora si interpret√°semos el libro como un postulado contra la vanguardia o contra los museos. Nada m√°s lejos. Sin embargo, los vigilantes y los espectadores son libres de pensar y de equivocarse como quieran. No en vano, se trata de una obra de humor negro dirigida a amantes del arte y del ‚Äúdolce fare niente‚ÄĚ.

Dorothea Tanning, Children's Games, 1942

Dorothea Tanning: Children’s Games (1942)

Perspectivismo: cada vigilante es diferente
Los romanos dec√≠an: quien lo ve todo igual, no conoce nada (‚Äúnihil novit quien aeque omnia‚ÄĚ). Los legos ven todos los bosques verdes, mientras que para los bot√°nicos cada mancha verde est√° formada por decenas de especies distintas. Paralelamente, cada vigilante es diferente a otro a pesar de que lleven el mismo uniforme. Cada √°ngulo de visi√≥n, cada actitud var√≠a. El perspectivismo abole el h√©roe eximio que ofusca a los personajes secundarios y al cuadro √ļnico que tira a la papelera sus borradores para parecer m√°s original. En el pensamiento perspectivo no encontramos a protagonismos eg√≥latras sino a muchas historias colectivas que var√≠an en funci√≥n de cada matiz. En la paleta de colores, todos los rojos, amarillos, verdes y azules son igual de importantes. El espectro psicol√≥gico de Los privilegiados es variado como las series de Bacon, Warhol o Sol Lewitt.

6 vigilantassiris w

¬ŅD√≥nde est√°n los artistas?
Los artistas, que son los aut√©nticos protagonistas del arte, est√°n ausentes del libro. La autora quiere que los lectores noten ese vac√≠o y que se escandalicen: tanta gente alrededor del arte (directores, conservadores, marchantes, p√ļblico, vigilantes) y los m√°s importantes, los creadores, est√°n un tercer plano. Es lo mismo que ocurre con la industria editorial, mucho m√°s fuerte que no el pobre escritor, o con la industria alimenticia que se aprovecha del campesino. La ausencia de artistas en un libro que habla sobre arte es significativa. Con todo, los cuadros s√≠ que est√°n en el libro y en gran n√ļmero. Queriendo significar que el ego del artista cuenta menos (y as√≠ debe ser) que su obra.

La fotograf√≠a de la portada del libro de Los privilegiados de Manu Bausc corresponde a la escultura de Pierre Cortot ‚ÄúEl soldado de Marat√≥n anunciando la victoria‚ÄĚ (1822). La escultura del Louvre expresa la ant√≠tesis entre el triunfo colectivo y la derrota personal, expresando el tono tragic√≥mico del libro tambi√©n ambivalente. Asimismo supone un manifiesto existencial: corremos, conquistamos nuestros ideales y… ¬Ņpara qu√©? ¬ŅPara que sirve el arte? En la fotograf√≠a de Manu Bausc, la muerte heroica del corredor esculpido en m√°rmol blanco contrasta con la pasividad del celador, discreto y con traje oscuro. El encuadre de la zona p√ļbica subraya la importancia del erotismo en el arte y vuelve a oponerse a la triste actitud del vigilante.

Cortot au Louvre, Le Soldat de Marathon annonçant la victoire (1822)

Cortot: Le Soldat de Marathon annonçant la victoire (1822)

El arte es un mundo aparte que no tiene nada que ver con las malignas y rid√≠culas disputas de los pol√≠ticos, ni con las hipotecas, ni con los telediarios. Hay gente que se a√≠sla de la realidad con el f√ļtbol o con el ajedrez. Las islas paradis√≠acas de Perpiny√† son: la m√ļsica cl√°sica, los buenos libros, el amor, los amigos y el arte. Los pintores m√°s valorados de Los privilegiados son: Caravaggio, Ribera, Van Gogh, Bacon, Magritte, Ingres, Manet, Rembrandt, Vermeer, Flandrin, Ramon Casas, Corot, Friedrich y Turner. Entre los catalanes, destacan: Ram√≥n Casas, Rusi√Īol, Fortuny, Barcel√≥, Perejaume, Plensa y Dal√≠. Asimismo, en la novela encontramos interpretaciones deconstruccionistas irreverentes de Picasso, Gauguin, Warhol y Dal√≠ que no hay que imputar necesariamente a la autora.

Los museos y los vigilantes a la literatura

Teniers, El jove Leopol d Guillem a la seva_galeria de Brussel.les (1650)

Teniers: El jove Leopoldo Guillem en su galeria de Brusselas (1650)

El personaje del vigilante pertenece al arquetipo literario del criado cruzado con el del soldado centinela en su versi√≥n m√°s seria, pasiva y marginal. Aunque pertenecen a la misma categor√≠a, el vigilante no tiene nada que ver con los zanni, los bufones, ni los criados respondones. Tambi√©n se aleja de la curiosidad de los porteros, que son la expresi√≥n del criado colectivo de la √©poca moderna. Los celadores, en la literatura y en las obras de arte son escasos y extremadamente secundarios. Las excepciones son pocas y recientes. Ocupa un lugar relevante la novela The museum guard (1998), de Howard Norman donde un celador roba un cuadro por amor. Tambi√©n son rese√Īables las situaciones absurdas y existenciales del portero de The caretaker (1960) de Harold Pinter; El Portero (1987) de Reinaldo Arenas; el Tomasso (1996) de Gesualdo Buffalino; el espl√©ndido cuento sociopol√≠tico ‚ÄúEl guardi√°n del jarr√≥n chino‚ÄĚ (1991) de Slawomir Mrozek donde un vigilante atenta contra lo que vigila y, entre muy pocas m√°s, El vigilante del sal√≥n recreativo (1991) de Garriga Vela: ‚ÄúTengo la suerte de pertenecer a cierta √©lite que disfruta de excesivo tiempo para meditar y ese mismo tiempo la transtorna.‚ÄĚ Los celadores de Los privilegiados son los marginados del arte aunque, parad√≥jicamente, est√°n f√≠sicamente y continuamente presentes.

N√ļria Perpiny√† sintetiz√≥ en la conferencia, ‚ÄúMuseos ficticios‚ÄĚ, la relaci√≥n entre museos y literatura y estableci√≥ la siguiente tipolog√≠a:
1. Novelas sobre cuadros y estatuas vivientes
2. Novelas de misterio en museos
3. Novelas de cuadros falsos y robos a museos
4. Literatura con museos barrocos y laberínticos
5. Novelas con museos fant√°sticos
6. Cuentos y novelas con museos cómicos
7. Novelas de museos ideológicos
8. Novelas de amor en museos
9. Novelas metartísticas que reflexionan sobre los museos

 Magritte, La Légende des Siècles (1948)

Magritte: La Légende des Siècles (1948)

Un retrato de nuestro tiempo: el turismo, los museos y la seguridad
Si en Una casa para componer, Perpinyà se enfrentaba al problema actual de la vivienda, aquí lo hace con el turismo y, en concreto, con el turismo adocenado que visita a disgusto los museos siguiendo las pautas de un viaje organizado. La autora también se pronuncia contra la histeria americana de la seguridad y sus derivaciones violentas y policiales. A Perpinyà le recuerdan los sermones apocalípticos sobre el demonio que siglos atrás servían para atemorizar y ver pecado en todas partes. Con menos control policial y estatal se vive mejor. En los museos de Suiza, donde hay infinidad de obras maestras, casi no hay vigilancia.

Compra Els Privilegiats 

carrito-privilegiats

 

 

No hay comentarios »

A√ļn no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete − 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>